Todos nos sentimos estancados de vez en cuando, y hay que entender estos momentos como parte de un proceso natural. Pero en lugar de buscar respuestas, he descubierto que buscando en las preguntas se puede desentrañar ciertas complejidades de la vida, como un ejercicio para auto hackear nuestro cerebro.

La mente es maleable, como la plastilina, y nuestras experiencias determinan su forma. Este proceso se compara mejor con el ejercicio físico. Ej., 25 repeticiones de levantamiento de pesas no agrandarán o le darán firmeza a los músculos, pero 25 repeticiones al día durante un año sí lo harán. Lo mismo ocurre con la mente y, adoptar nuevos hábitos hará que con el tiempo cambie de forma.

Las preocupaciones cuando toman un hábito compulsivo no permiten lograr la recuperación natural después de que nos han abordado, lo que desencadena en tensiones, nerviosismo, angustia y ansiedad constante. Si el uso de la mente se emplea en su mayoría para escanear en el mundo las amenazas potenciales, y para buscar las formas de aliviar una preocupación implacable, con el tiempo, literalmente la mente se transformará en una máquina de ansiedad finamente ajustada.

Lo mismo ocurre con los sentimientos, pensamientos y emociones negativas. Sea lo que sea en lo que descanse la mente, ya sea ira, dudas o miedo, la mente eventualmente tomará esa forma.

Afortunadamente, podemos moldear nuestra mente en una dirección mucho más positiva aprovechando el poder de la neuroplasticidad a través de la práctica regular de la atención plena, y créanme, en mi caso esto si que es bien difícil ya que desde los 5 años se me diagnosticó con TDAH (Trastorno con deficit de atención e hiperactividad). Lograr concentración pareciera una utopía en mi vida. Pero estar más consciente es lograr más resistencia, desarrollar un enfoque más claro y controlar las emociones de una manera más efectiva.

En los comentarios dejaré 7 preguntas que uno debería hacerse regularmente para permitir auto hackearse. Si alguien quiere hacer su aporte para sumar, es bienvenido. Mi propósito más que ayudar es acompañar, que al final es lo único que está a nuestro verdadero alcance.

  1. ¿Qué parte de esta situación está bajo mi control? Una pregunta poderosa porque muy poco está bajo nuestro control. Aunque muchas personas ven esto como un problema, concentrarse en lo poco que se puede controlar, es descubrir que esto no es una debilidad sino una fortaleza.

Principalmente escribo canciones, lo de aquí son fragmentos e intentos por escribir otras cosas.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store